Orange invertirá 24 millones de euros en dos años para abrir seis nuevos centros técnicos en distintas ciudades españolas

En 2021 invertirá 8 millones de euros en dos centros de procesamiento de datos en Santander -ya inaugurado- y Salamanca.

  • En 2022, la compañía destinará 16 millones de euros en el despliegue de 4 nuevos centros en Orense, León, Cáceres y Almería.
Octubre 2021.- El crecimiento de la red ha llevado a Orange a inaugurar un nuevo CPD en Santander, en el que ha invertido más de 4 millones de euros y, antes de que finalice el año, inaugurará otro más en Salamanca, con una inversión de casi otros 4 millones. Así, al finalizar 2021 Orange habrá invertido 8 millones de euros en el crecimiento de dos de sus emplazamientos principales. Para el año que viene invertirá cerca de 16 millones de euros en desplegar 4 nuevos centros, en Orense, León, Cáceres y Almería.

De este modo, en Orange se preocupa de preparar sus centros técnicos para el crecimiento de datos que los usuarios demandan y para los futuros usos de las telecomunicaciones que el 5G y XGSPON traerán, asegurando por una parte que dispone de todas las garantías de protección de datos y ciberseguridad, y por otra parte que es eficiente, en línea con nuestros objetivos de sostenibilidad energética.

CPD, ¿qué es y para qué sirve?

CPD son las siglas de Centro de Procesamiento de Datos. Se trata de un espacio, una sala, generalmente de gran tamaño (incluso un edificio completo) en el que se concentran gran cantidad de equipos informáticos para el procesamiento de toda la información que una organización necesita para desarrollar su actividad. Hoy en día, casi cualquier empresa mediana o grande que maneje datos digitales, cuenta con uno o varios CPDs. En el caso concreto de una operadora de telecomunicaciones, hay CPDs específicos de red, en los que los equipos están dedicados a recoger el tráfico que generan los clientes, agregarlo y canalizarlo hacia otros puntos de la red y sacarlos a internet.

Estos CPDs de red se organizan e interconectan entre sí de manera ordenada. A grandes rasgos se puede hablar de tres tipos de centros según el nivel jerárquico que ocupan. En el nivel jerárquico inferior están los emplazamientos “finales” que albergan a los últimos equipos de la red. En ellos se conectan las antenas para la conectividad móvil o los equipos cabeceras de fibra óptica (OLTs, equipos de terminación de la red de fibra óptica) para los servicios de acceso fijo.

En el nivel inmediatamente superior, los emplazamientos “intermedios” concentran el tráfico que les llega desde un conjunto de emplazamientos “finales”. Estos son emplazamientos más grandes que agregan el tráfico de una zona poblacional completa (municipio, comarca).

Y en el nivel jerárquico más alto, los emplazamientos principales, también llamados PoPs (puntos de presencia) se agrega todo el tráfico de los emplazamientos “intermedios” de una o varias provincias.

La explosión del mundo digital hace necesario ampliar los CPDs

Hemos experimentado un salto enorme en la digitalización de la sociedad y las empresas acelerada por la pandemia, con la generalización del teletrabajo y la adopción de canales online para mantener la relación con las personas y con los clientes. También en el ámbito personal hemos integrado en nuestras vidas el comercio online, el acceso a plataformas de contenido en nuestro tiempo de ocio, las videoconferencias y multitud de gestiones antes presenciales y ahora telemáticas.

El crecimiento del tráfico de los datos es imparable. El crecimiento interanual del pico de tráfico total de internet (fijo más móvil) a cierre de 2020 fue del 45%. Este año, la movilidad nos ha permitido conectarnos desde cualquier lugar, y el tráfico generado en accesos móviles en la primera parte del año ha seguido aumentando hasta crecer otro 47%, incluso más que en el año 2020.

Y esta tendencia de auge de los datos, lejos de estabilizarse, se potenciará todavía más gracias al impulso de nuevas tecnologías de acceso como el 5G en el móvil y XGSPON en la fibra. Ambas tecnologías multiplican por diez la cantidad de información que se puede transportar por segundo con respecto a las tecnologías anteriores.

Una vez se vayan desarrollando y adoptando los nuevos servicios de conectividad que ofrecen el 5G, sobre todo en el ámbito empresarial donde reside su gran potencial (conducción autónoma, operaciones a distancia, turismo inmersivo, etc.), el tráfico de acceso móvil se disparará aún más. Asimismo, XGSPON multiplicará el tráfico de datos generado en hogares y empresas; nos permitirá conectar simultáneamente todos nuestros dispositivos a la máxima velocidad y con la máxima calidad, para disfrutar de películas en videostreaming a 4K en varias televisiones, a la vez que nuestra pareja está teletrabajando por videoconferencia y sin que nuestros hijos dejen de jugar al Fortnite mientras comentan la jugada en una videollamada con sus amigos.

Ante el crecimiento exponencial de los datos y las nuevas necesidades de servicios más personalizados y seguros, es preciso ampliar en tamaño y número los CPDs. En ocasiones el espacio físico de los mismos es ya una limitación y no permiten crecer, por lo que hay que migrar los equipos hacia ubicaciones más amplias y modernas, que permitan el uso de fuentes de energías renovables como paneles fotovoltaicos. De hecho, Orange es pionera en el uso de estos paneles en los emplazamientos móviles, en el uso de sistemas híbridos (solares combinados con generadores diésel) en los emplazamientos sin conexión a la red eléctrica; también fue pionera en el uso de freecooling, sistemas que utilizan el aire externo para refrigerar los equipos en lugar de utilizar el aire acondicionado, reduciendo el consumo y las emisiones. Colabora así en el objetivo de Orange de alcanzar la neutralidad de carbono en 2040, de acuerdo con el compromiso adquirido como parte del plan estratégico Engage 2025.


Últimas noticias

Blog